Hoy en día existe un gran abanico de combustibles alternativos que no sólo permiten ser más cuidadosos y comprometidos con el medioambiente, sino que también ofrecen un importante ahorro para los bolsillos. Este aspecto, muy valorado dada la difícil situación económica en la que estamos inmersos, está favoreciendo que los conductores profesionales sigan atentamente los progresos en este ámbito y cada vez se animen más a adquirir vehículos movidos por energías menos contaminantes.

Los profesionales se decantan por estos combustibles alternativos, respetuosos con el medioambiente, que no emiten partículas contaminantes y reducen la contaminación acústica en las grandes ciudades. Pero que, además, les supone un gran ahorro con respecto a los combustibles tradicionales.

Según datos de Repsol, el sector del taxi se ha convertido en los últimos tres años en el colectivo profesional que usa más Gas Licuado del Petróleo, GLP, en España con un total de 3.000 vehículos, representando el 4% de un total de 70.000 vehículos que prestan este servicio. Suponen, dentro de todo el mercado automovilístico nacional el 30%.

Además, de acuerdo a la Corporación de Reservas Estratégicas (CORES) del Ministerio de Industria, Energía y Turismo,  la aceptación del GLP por parte del taxi es uno de los factores que más están influyendo en el aumento de su demanda del GLP de automoción, creciendo entre enero y junio un 13% respecto al mismo periodo del año pasado.

Otro de los carburantes que han terminado por introducirse en el sector del taxi es el Gas Natural Vehicular, GNV, un combustible automotor sustituto de la gasolina en motores de combustión interna de encendido por chispa y en forma parcial del diesel en aquellos motores de encendido por compresión.

Fuente: gacetadeltaxi.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn