Datos recientes apuntan que la gasolina ha destronado al diésel como el combustible preferido por los conductores europeos. Esta afirmación se basa en estudios que aseguran que la venta de coches diésel en Europa han caído hasta un 45% en los primeros seis meses y que el sector espera que la brecha sea cada vez mayor.

Pero con lo de la demonización del diésel, como con casi todo en esta vida, no está bien generalizar. Y no es que nosotros seamos defensores del gasóleo ni mucho menos, pero nos hemos preguntado: las ventas de diésel, ¿han caído en todos los países de Europa o los hay donde sigue siendo el Rey?

Una de las fuentes más fiables en ventas y matriculación de coches en Europa es Acea.

La asociación de fabricantes y distribuidores (el alter ego de Anfac a nivel europeo para que te hagas una idea) afirma que el año pasado el reparto estaba muy ajustado. 2016 cerró con un 49,5% de las ventas para modelos diésel, un 45,8% para los gasolina; mientras que los híbridos enchufables representaron el 2,1% de las matriculaciones; los coches eléctricos, el 1,5% y otras alternativas de combustibles como el GLP y el gas natural, el 1,2%.

Veámos ahora cuál fue la situación país por país:

  • Austria. Las ventas de diésel supusieron el 57,3% del total.

  • Bélgica. Los coches diésel se venden más que los de gasolina en una proporción de 52% frente a 44,11%.

  • Dinamarca. Aquí la situación se invierte y la gasolina se lleva el 59,9% de las ventas mientras que el gasóleo se conforma con el 36%.

  • Finlandia. El 61,4% de las matriculaciones en 2016 fueron gasolina; el 33,3%, diésel.

  • Francia. Volvemos al poderío diésel: 52,1% frente a 43,8%.

  • Alemania. En el país germano gustan más los coches gasolina, quizá porque es uno de los países con las normas medioambientales más estrictas. Los vehículos de gasolina acumulan el 52% de las ventas; los diésel, el 45,8%.

  • Grecia. Más de la mitad de las matriculaciones griegas son de gasóleo (55,1%). La gasolina se queda con un 42,6% del pastel.

  • Irlanda. Aquí el reinado del diésel es incuestionable. Setenta de cada 100 coches que se venden son diésel.

  • Italia. El 57% de las ventas en Italia son para el gasóleo. La gasolina se queda con un 32,9% del mercado. Destacar los coches de GLP que acumulan un 8% de las ventas.

  • Países Bajos. Aquí se invierte de nuevo la tendencia: el 70% de las matriculaciones son de gasolina y solo el 18,9%, diésel.

  • Portugal. Nuestro vecino es un país diésel, así lo atestiguan el 65,1% de los coches que se vendieron en 2016.

  • España. Nuestro mercado sigue siendo diésel, aunque cada vez menos. El año pasado el 56,9% de los coches que se vendieron utilizaban gasóleo como combustible y el 40% eran gasolina

  • Suecia. Esta ha sido una de las sorpresas porque mucho tiene que cambiar la cosa para que el diésel sea destronado. En 2016 algo más de la mitad de las ventas fueron de gasóleo, un 40,1% de gasolina y un 3,7% de eléctricos.

  • Reino Unido. Diferencia muy ajustada: gasolina, 49%; diésel, 47,7%.

  • Noruega. Sí, las carreteras noruegas son el paraíso de los coches eléctricos que se llevan un 29% de la cuota de mercado. Los diésel (30,8%) y gasolina (29%) gustan casi por igual.
  • Suiza. Gana la gasolina: 55,6% frente a 39,6%.

Fuente: autobild.es