El Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobará previsiblemente el martes un protocolo de actuación, que hoy adelanta EL PAÍS, que limita la velocidad de los vehículos en la M-40, la M-45 y las radiales cuando se produzcan altos niveles de polución. Además, los coches más contaminantes no podrán acceder a las poblaciones (sin importar si sus matrículas son pares o impares), y se limitará el uso de las calefacciones en los edificios. El documento invita a las empresas a optar por el teletrabajo para reducir la circulación. Las poblaciones de más de 75.000 habitantes deberán tener sus propios protocolos.

Este protocolo regional se incluye en el documento titulado Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Comunidad de Madrid, también llamado Plan Azul +. Las medidas que incluye se pondrán en marcha cuando se den altas concentraciones de dióxido de nitrógeno y previsiones meteorológicas desfavorables en la región, al igual que hace el Ayuntamiento de Madrid. Esta situación se produce, principalmente, cuando no existe “una correcta ventilación del aire debido a una situación de estabilidad atmosférica”. Se caracteriza por altas temperaturas, cielos despejados y ausencia de vientos, con la consiguiente inversión térmica nocturna.

El protocolo mantiene los mismos escenarios (4) que la capital. Las medidas son más informativas y de promoción del transporte público en los niveles 1 (180 microgramos de NO2 por metro cúbico durante dos horas) y 2 (200 microgramos). Para ello, se difundirán mensajes a través de las redes sociales y los medios de comunicación, junto con las previsiones meteorológicas. También se emitirán consejos a las personas más sensibles a la contaminación (mayores, niños, embarazadas, personas con problemas respiratorios, cardiovasculares o en el sistema inmunológico) y recomendaciones de no practicar deporte al aire libre.

La capital, en el escenario 1 reduce la velocidad en la M-30 y los accesos, y en el 2 prohíbe además el estacionamiento en la zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER, los parquímetros) a los no residentes.

Las principales novedades del protocolo del Gobierno regional se recogen en los escenarios 3 (dos días seguidos con superación del nivel de aviso) y 4 (un día de superación del umbral de alerta, 400 microgramos de NO2 durante tres horas seguidas). Se limitará la velocidad a 90 kilómetros por hora en la M-40, la M-45 y en las carreteras radiales de acceso a la capital. El límite quedará en 70 kilómetros por hora en el resto de carreteras comarcales y locales cuya velocidad normal permitida sea mayor. En el nivel 4, el límite de las vías radiales se acortará a 100 kilómetros por hora frente a los 120 actuales en el exterior de la M-50.

Las restricciones incluirán que los vehículos más contaminantes no puedan circular ni estacionar en las poblaciones afectadas por el episodio de contaminación. Los que siempre podrán acceder son los que tengan los distintivos “Cero” y “Eco” distribuidos por la Dirección General de Tráfico (DGT), “si lo exhiben en un lugar visible”, según el texto del protocolo. También podrán entrar los vehículos de transporte público colectivo, las bicicletas, las motos, los vehículos de alta ocupación (tres o más personas), los de personas de movilidad reducida y los de emergencias, entre otros.

En estas situaciones, el Ayuntamiento de Madrid condiciona la entrada de vehículos al centro a que las matrículas sean pares o impares y coincidan con el día del calendario par o impar. “La decisión del Ayuntamiento puede ser más salomónica, pero también permite que los vehículos más contaminantes sigan circulando”, afirma el director general de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Diego Sanjuanbenito.

En estos escenarios 3 y 4 también se recomendará la temperatura máxima a 21 grados en los edificios privados, de empresas y de Administraciones, y en las viviendas. Los Ayuntamientos, además, podrán limitar los horarios de uso de los sistemas de calefacción que más NO2 producen (carbón, gasóleo y biomasa). Además, se pedirá a las empresas y Administraciones que promocionen el teletrabajo, la flexibilidad de horarios para evitar las horas punta de tráfico y la reducción de los movimientos de los vehículos de sus flotas.

Por último, el Gobierno regional velará para que se reduzcan las obras públicas, en especial aquellas que impliquen la utilización de maquinaria pesada, grupos electrógenos o que realicen movimientos de tierras. “La Comunidad de Madrid solicitará a los Ayuntamientos y a la Administración General del Estado que actúen en el mismo sentido en las obras públicas que promuevan”, añade el protocolo.

La aprobación de este protocolo obligará a las poblaciones de más de 75.000 habitantes a crear planes y programas para cumplir con los objetivos de calidad del aire. La legislación actual había fijado el número de habitantes en 100.000, que superan diez municipios (Madrid, Móstoles, Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Leganés, Getafe, Torrejón de Ardoz y Parla), pero el Gobierno regional lo ha reducido hasta los 75.000. Esto supone que se incorporen otros cinco municipios: Coslada, Rivas Vaciamadrid, San Sebastián de los Reyes, Pozuelo de Alarcón y Las Rozas. “Son ciudades que tienen una población muy alta y que se acercaban ya al límite fijado”, destaca Sanjuanbenito.

Fuente: elpais.com

 

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn