Citroën lanza una versión de GLP del C3, que ofrece todas las ventajas de un modelo de gasolina y suma un menor consumo y la etiqueta ECO.

En la búsqueda de combustibles alternativos a la gasolina o el gasóleo, cada vez son más los fabricantes que ponen sus ojos en el gas, pues mantiene el rendimiento y las prestaciones, ahorra (es entre un 40 y un 50 por ciento más barato) y además obtiene la calificación ECO de la DGT, que le permite circular por el centro de las ciudades, incluso en los episodios de contaminación.

Y Citroën, que ya contaba con una variante de GLP en el C-Elysee, acaba de lanzar esta tecnología con su modelo de más éxito, el C3. Y lo hace, sin que el utilitario francés pierda ninguna de las señas de identidad: diseño, su capacidad de personalización, su conectividad o su avanzada tecnología se mantienen en esta versión ECO, pues se ha realizado sobre el nivel de acabado Feel, el más demandado por los clientes. Se le incorpora un depósito de gas en el hueco de la rueda de repuesto, con lo que no pierde tampoco capacidad de maletero.

El Citroën C3 de GLP utiliza el motor tricilíndrico 1.2 PureTech de 82 caballos, con lo que mantiene el agrado de conducción. El coche arranca con el motor de gasolina y en cuanto se dan las condiciones de temperatura del GLP o del motor, pasa a utilizar gas. Y mediante una tecla se puede cambiar en cualquier momento el tipo de combustible utilizado. Lo mejor es que no se nota la diferencia ni en la respuesta ni en el empuje, y que los 6,3 l/100 km de consumo medio de gas (a un precio que ronda los 0,622 euros por litro) permiten conseguir entre un 30 y un 40 por ciento de ahorro respecto a un modelo de gasolina equivalente.

Fuente: La razon

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn