La Unión Europea acordó la pasada semana el nuevo límite de emisiones de dióxido de carbono para los vehículos nuevos. A partir de 2020, las flotas de las marcas no podrán superar, de media los 95 gramos de CO2 por kilómetro, una decisión que aún debe ser aprobada por los estados miembros.

El límite acordado se impone a las tesis de los fabricantes alemanes que abogaban por retrasar su entrada en vigor y por un sistema más flexible, ya que la naturaleza de sus vehículos es más contaminante que la de, por ejemplo, los modelos de los fabricantes franceses o italianos. Según la presidencia de turno irlandesa, “el acuerdo representa una victoria para el clima, los consumidores, la innovación y los puestos de trabajo, y proporciona otro paso adelante hacia una economía más competitiva y menos contaminante”.

Cada fabricante tendrá un objetivo de emisiones teniendo en cuenta su flota, siempre partiendo de la referencia de los 95 gramos. La medida supondrá un reto para los fabricantes, toda vez que desde 2015 deberán respetar un límite de 130 gramos por kilómetro. En cinco años deberán reducir en 35 gramos las emisiones medias de sus flotas, algo que redundará en mayores inversiones en tecnologías y motores menos agresivas. Por eso, los fabricantes alemanes buscaban retrasar la entrada en vigor de la medida.

En España, por ejemplo, el 60% de los coches que se vendieron en el primer trimestre emitían menos de 120 gramos, según datos de MSI para Faconauto, y la media del total de coches nuevos vendidos se situaba en 123.

La Unión Europea estableció que cada turismo nuevo con emisiones de CO2 inferiores a los 50 gramos por kilómetro daría derecho a vender 3,5 vehículos con emisiones normales en 2012, 3,5 vehículos en 2013, a 2,5 vehículos en 2014, y a 1,5 vehículos en 2015. Es el llamado sistema de supercréditos, que debía terminarse en 2015, pero que se prolongó hasta 2020 con una nueva medida: cada coche con emisión inferior a 35 g/km permite vender 1,3 vehículos desde 2020 hasta 2023. Europa mantiene el sistema de supercréditos, pero el límite no puede aumentarse en más de 2,5 gramos. Los fabricantes alemanes defendieron aumentar ese límite pro encima de esa cifra y emplear los créditos acumulados antes de 2020, algo que fue rechazado por la mayoría de miembros de la UE.

Fuente: faconauto.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn