gasmocion-groupon-descuento-transformacion-glp-autogas

El AutoGas se impone como alternativa más accesible y económica en la carrera contra la reducción del impacto medioambiental asociada al sector del automóvil. Así lo dicen los resultados que viene cosechando en los últimos años en el territorio nacional con un incremento del consumo del 22 por ciento en el año 2015. Una cifra que alcanza el 117 por ciento si se tiene en cuenta el crecimiento en los últimos cinco años. Las matriculaciones de vehículos nuevos transformados para utilizar este tipo de combustible también han experimentado un aumento considerable duplicando sus ventas en este último periodo.

Las razones que avalan estos datos son un mayor conocimiento de los usuarios del AutoGas, su integración en los planes de ayuda promovidos por el gobierno para la adquisición de vehículos de energías alternativas así como la constatación de los beneficios medioambientales y en el ahorro a corto plazo.

En Motorenlinea.es nos hemos puesto al volante de una de estas unidades alimentadas por AutoGas con la colaboración de DISA, única compañía distribuidora de productos energéticos que hoy por hoy está apostando por esta alternativa en Canarias.

Hay que explicar en primer término que en la actualidad, la práctica totalidad de las marcas que operan en el mercado ofrecen de fábrica esta opción. En caso de que la decisión de transformar el vehículo se realice con posterioridad a la compra, existe la posibilidad de acudir a un instalador autorizado para garantizar su conversión.

Seguro, limpio y económico

Iniciamos el recorrido y la primera parada la realizamos en la Estación DISA de El Sebadal. Actualmente, la compañía cuenta con surtidores de AutoGas en once establecimientos en el archipiélago, cuatro en Tenerife, cinco en Gran Canaria y dos en Lanzarote a las que se sumará muy pronto un nuevo punto de venta en la isla de Fuerteventura. El objetivo es continuar con su expansión duplicando su apuesta en los mercados principales.

El primer paso, como no, informarnos sobre el precio. El tótem ubicado a la entrada nos saca de dudas al tiempo que muestra una de las principales razones de su éxito. La información allí reflejada sitúa el coste por litro de AutoGas en 49 céntimos lo que en comparación, por ejemplo, con la gasolina de 95 octanos significa justo la mitad de su precio de venta actual. El ahorro es superior al 50 por ciento si se opta por gasolina 98 y en torno a un 43 por ciento en el caso del diésel.

El repostaje es similar al de la gasolina o el diésel aunque de momento sólo lo puede realizar un operario de la estación. Primero se acopla un conversor en la boca de llenado del AutoGas. El carburante se introduce a muy alta presión y si el dispositivo detecta pérdidas, interrumpe de inmediato el suministro. El tanque, situado habitualmente en el hueco reservado a la rueda de repuesto, varía su capacidad en función del espacio disponible situándose, en la mayoría de los casos, entre los 30 y los 50 litros.

Existe una razón aún más ventajosa que redunda en la colectividad. Gracias a su bajo contenido en carbono, el AutoGas se posiciona como una de las apuestas más efectivas a corto y medio plazo para mejorar la calidad del aire en las ciudades. Este genera un 15% menos de emisiones de CO2 (dióxido de carbono) que la gasolina y un 10% menos que el diésel. Además, como la combustión es más completa, las emisiones de óxidos de nitrógeno también se reducen radicalmente -un 35% en el caso de la gasolina y un 95% frente al diésel-.

Con toda normalidad

Ya en marcha hay que saber que el arranque siempre se produce con gasolina hasta que el motor alcanza cierta temperatura de funcionamiento. El relevo es automático aunque el usuario siempre tiene la opción de elegir el que prefiera en cada momento.

El vehículo inicia su recorrido con toda naturalidad desmontando algunos de los mitos sobre el uso del AutoGas. En líneas generales y según los expertos, es cierto que el motor pierde algo en prestaciones. Envehículos de baja potencia esta merma es casi inexistente. Por el contrario, si hemos notado algo más de garbo en arrancadas y más suavidad al subir de revoluciones. El consumo, por su parte, es equivalente al que se obtendría con el motor funcionando con gasolina. El conductor no tendrá que preocuparse si el coche alcanza la reserva de AutoGas, el sistema está preparado para conmutar automáticamente y continuar alimentándose con gasolina.

Como todos los buenos aficionados al automovilismo saben, el tándem formado por DISA y el equipo Copi Sport, inició este año un proyecto deportivo pionero en España.  Su piloto titular, Enrique Cruz, junto al Porsche 997 GT3 alimentado por AutoGas participan esta temporada en el Campeonato DISA Autonómico de Montaña con resultado sobresaliente, tres victorias de tres posibles, incluido dos nuevos récords en dos de las rampas más técnicas del calendario, Arucas y Haría ¿Existe mejor campo de pruebas que la competición?

Fuente: motorenlinea.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn