“Si has oído que es más barato repostar los lunes, debes saber que es cierto. La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha denunciado en varias ocasiones una práctica que consiste en rebajar sustancialmente el precio de los carburantes los lunes, para después volver a subirlo”, apunta la Organización de Consumidores (OCU) en un reciente informe.

Según la OCU, “esta práctica venimos observándola desde septiembre de 2012 y parece intensificarse con el tiempo”, pues los descuentos eran inicialmente menores al 1%, pero a finales de año esa cuantía ya se superaba algunos lunes.

La organización ha investigado esta cuestión, “encontrándonos con resultados sorprendentes y, sobre todo, muy preocupantes”. De esta forma, asegura haber analizado el comportamiento diario del precio de los carburantes en más de 7.500 gasolineras de toda España, desde mediados de septiembre hasta finales de 2012.

“Lo hemos hecho siguiendo la evolución de precios según la enseña de la estación de servicio, sin considerar las gasolineras independientes que en muchos casos tienen vínculos contractuales con alguna de las principales compañías”, explica el informe.

¿Pacto para no competir?

El dato “más llamativo” es que las tres enseñas con mayor número de gasolineras en España (Repsol, Cepsa y Campsa) registran el denominado efecto lunes, como podemos ver en el gráfico.

Salvo en algún caso, coincidiendo con puentes y fiestas, el lunes es el día en que los carburantes son más baratos. La importancia de este efecto varía según la semana, pero, en general, las variaciones intrasemanales del precio superan el 1% y en algunos casos han llegado incluso al 2%.

Resulta preocupante comprobar que la evolución de precios entre estas tres enseñas es completamente paralela. Es decir, si una compañía sube sus precios, las otras dos siguen dicho movimiento con la misma intensidad. Por lo tanto, ninguna compañía ha variado su posición con respecto a las otras durante el periodo analizado y ni siquiera se advierte un intento de ello.

Esto supone un indicio claro de la falta de competencia que se presupone debe existir en nuestro país, puesto que en un mercado que ha visto variaciones del precio del diesel de más del 10% en poco más de un mes (mediados octubre-mediados noviembre), es muy sospechoso que las tres compañías principales (que copan cerca de la mitad de las gasolineras en España) mantengan sus distancias intactas.

Distorsión y engaño

El motivo por el que es “el lunes es el día en que los carburantes son más baratos en España no responde a cuestiones de demanda o de evolución internacional del precio del crudo, sino a que ese día de la semana los precios de las gasolineras se comunican a Europa para su seguimiento y comparación a nivel continental”, asegura la OCU

“Se produce, por tanto, una distorsión y un engaño a dicho mecanismo europeo, mostrando un perfil de precios más bajos que los que tenemos en realidad”, explica la organización.

La OCU apunta que “es evidente que este engaño se puede llevar a cabo gracias a la gran concertación de precios que hay entre las principales compañías distribuidoras de carburante”. Si existiera un mayor grado de competencia sería mucho más difícil que todas las gasolineras, o al menos la mayoría, se pusieran de acuerdo para vender el carburante más barato un día determinado de la semana.

En cambio, con un número muy limitado de operadores que controlan directa o indirectamente la mayor parte de los surtidores del país, es fácil llegar a este tipo de compromisos.

Fuente: finanzas.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn