La tensión que está viviendo Estados Unidos e Irán por cuestiones geopolíticas provoca consecuencias en todo el mundo. En nuestro caso, el encarecimiento de los combustibles son evidentes, resultado sin duda de un aumento en la presión económica que puede ejercer cada país.

Por ello, quienes acudan estos días a una estación de servicio comprobarán que el precio del diésel se ha encarecido, de media, unos siete céntimos por cada litro, mientras que la gasolina se ha contenido un poco y el encarecimiento se ha frenado en cuatro céntimos por cada litro.

Este aumento viene provocado por una subida del Barril de Brent, el cual marca el precio del petróleo, hasta los 72 dólares por unidad. Esta subida se ha frenado en los últimos días e, incluso, ha descendido sustancialmente y en este momento se sitúa en 64 dólares por barril.

Sin embargo, tal y como recoge El Economistalos precios medios del diésel han aumentado en siete céntimos, por lo que en Madrid (ciudad que el portal toma como referencia) se pueden encontrar precios que van desde los 1,157 euros hasta los 1,379 euros por litro, situándose la media en 1,37 euros.

La gasolina, sin embargo, puede encontrarse entre los 1,23 euros y los 1,41 euros, situándose la media de todas las estaciones de servicio mucho más cerca de éste último precio que del primero. Comparado con los últimos datos que obtuvo El Economista a mediados de diciembre, llenar el depósito de un coche diésel en Madrid es 8,25 euros más caro que hace casi un mes, mientras que un depósito de un vehículo gasolina es unos 6 euros más caro que entonces.

Fuente: autopista.es