La Asociación Española de Operadores de Gas Licuado del Petróleo (AOGLP) piensa que el Autogas (nombre comercial que utilizan varias operadoras para el GLP) se empieza a consolidar como una alternativa de ahorro y sostenibilidad, gracias a que los responsables de este mercado parecen decididos a darle un importante impulso. El director general de la AOGLP, José Luis Blanco, ha indicado que, «para 2015, en España habrá más de mil puntos de suministro de este combustible, lo que supone multiplicar por ocho los existentes ahora».

De esta manera, el GLP puede comenzar a considerarse una alternativa viable para abaratar costes en el transporte privado, ya que se estima que un vehículo puede ahorrar entre el 20 y el 50% en el gasto en carburante, con respecto a los combustibles tradicionales. Y no solo eso, sino que contamina menos (gracias a sus bajas emisiones de CO2 y de partículas de Nox, así como a su nula emisión de hollín, uno de los principales causantes del calentamiento global) y, según los expertos, alarga notablemente la vida de los motores.

Cómo tener un bifuel

Y lo mejor es que se puede transformar a GLP la mayoría de los vehículos de gasolina que sean como mínimo Euro3 (salvo motores de inyección directa). Aquellos interesados en tener un coche bifuel pueden adquirir uno nuevo, que sale de fábrica con la posibilidad de alimentarlo con los dos combustibles, o adaptar el que ya tiene en propiedad de una forma sencilla y por unos 2.000 euros de media (dependiendo del motor).

En la actualidad, el plan PIVE de ayudas a la compra de vehículos nuevos también incluye el descuento para aquellos que están alimentados con GLP y emiten menos de 160 g/km de CO2. Son varias las marcas que ofrecen algunos de sus coches con este tipo de combutible y que se pueden acoger a estos incentivos (Alfa Romeo, Dacia, Fiat, Mercedes, Opel, Renault, Seat, Škoda o Volkswagen).

La Comisión Europea ha reconocido al GLP como un carburante alternativo de diversificación y considera que podría llegar a cubrir, en 8 años, el 5% del mercado. Por eso, ha sido catalogado por el Plan Nacional de la Calidad del Aire con la etiqueta 4 , la máxima calificación en movilidad sostenible y eficiencia energética. Ciudades como Madrid, Barcelona, La Coruña, Palencia o Cuenca, entre otras, ya están aplicándolo, con ayudas como la reducción de impuestos o del importe del peaje de autopistas, según indica la AOGLP.

Actualmente, es el combustible alternativo más utilizado en el mundo, en donde ya mueve más de 17 millones de vehículos, 9 millones de ellos en Europa. En España, ‘alimenta’ cerca de 10.000 y el sector está experimentando un ritmo de crecimiento de 300 unidades mensuales. Como curiosidad significativa, de los 7.000 taxis que se renuevan al año, el 15% son de Autogas, según la asociación.

Fuente: heraldo.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn