La estación de servicio Lápido Galp de Ames será la primera del área de Santiago de Compostela en ofrecer un punto de repostaje para los vehículos de autogas (GLP, gas licuado del petróleo), un nuevo combustible más ecológico que los convencionales.

Para ello, la gasolinera tuvo que ampliar sus instalaciones con una nueva zona de depósito y un surtidor adaptado que cumple todas las medidas de seguridad exigidas en el sector del combustible. El punto podrá abastecer tanto a vehículos con tanque de autogas incorporado como a otros que instalaran el depósito posteriormente.

Los Ángeles Gas, empresa surtidora, se incorpora así a la distribución de este nuevo combustible para vehículos que permite ahorrar a los usuarios un 50 % más que con otros como gasoil o gasolina. Además, los transportes que usan este gas licuado de petróleo contribuyen a la protección del medio ambiente con menos emisiones de gases nocivos para la capa de ozono, como el dióxido de carbono. La firma suma este nuevo servicio al iniciado en octubre de distribución de lignograno, otro combustible principalmente calefactor procedente de restos de madera.

Combustible en auge

En la actualidad, ya hay más de ocho millones de usuarios de este servicio en toda Europa y unos 21 millones en todo el mundo, ya que cualquier vehículo de gasolina posterior al año 2.000 que sea inyección indirecta puede añadir un tanque para usar esta mezcla de butano y propano y así gozar incluso de doble autonomía. En este grupo pueden incluirse desde turismos y furgonetas a karts o embarcaciones.

Fuente: lavozdegalicia.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn