Si le dicen que Madrid espera reducir en los próximos seis años en 700 toneladas las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2), igual no se hace a la idea de la cantidad de contaminación que se podrá evitar con la ayuda al sector del taxi para que renueve sus vehículos y los cambie por tecnología verde pero si le hablan de que las emisiones que saldrían de Madrid y su corona metropolitana serían las equivalentes a la del parque móvil de la provincia de Palencia, es posible que ya se vaya acercando a la importancia y dimensión de este problema para los madrileños.

Es por esto por lo que la Comunidad de Madrid, a través de su Consejería de Medio Ambiente, se ha propuesto un objetivo a medio plazo a través de las ayudas a un sector que emite el 14% de la contaminación con la que convive usted actualmente: sustituir de aquí a 2020, de manera progresiva, la flota de autotaxis convencionales por otros bajos en emisiones.

Las 700 toneladas de NO2 que aspira a eliminar la consejería que dirige Borja Sarasola quivalen a la desaparición de 30.000 vehículos tradicionales de las calles de la capital para dar paso a un número aún mayor de taxis pero mucho menos contaminantes. Para ello el Ejecutivo regional fomenta la compra de vehículos que cumplan con la norma Euro VI –híbridos enchufables, coches eléctricos puros o que utilicen comubustibles alternativos como el gas licuado del petróleo (GLP) o el gas natural comprimido (GNC)– concediendo subvenciones de entre 1.000 y 6.000 euros –ya se ha destinado una partida de un millón de euros a esta medida pionera en España– a los taxistas que se decidan a cambiar sus vehículos antiguos por alguno de los modelos «ecológicos».

Unas ayudas cuya cuantía se establece en función del rango de emisiones del vehículo que decidan adquirir y que se suman a los planes de incentivo de compra que llevan a cabo las distintas compañías automovilísticas y de energía. Así, Seat realizará una aportación adicional de 500 euros para la adquisición del modelo Altea XL GLP; Toyota realizará, durante el periodo en el que estén vigentes las ayudas, un descuento del 13,5% en el modelo Toyota Prius y un descuento del 10% en el modelo Toyota Prius Plus; y Renault, por su parte, aportará 500 euros para la recarga del vehículo eléctrico en cualquiera de sus concesionarios.

Subvenciones y descuentos

También como complemento a la adquisición de los vehículos, Endesa financiará el coste de la instalación de carga vinculada al vehículo eléctrico en 18 meses sin intereses. Esto incluiría el punto de recarga y la instalación eléctrica en su vivienda o parking habitual donde cargaría el vehículo. Repsol apoyará la iniciativa con una aportación adicional de 500 euros para aquellos que opten por tecnología GLP, ayuda que se canalizará a través de la tarjeta de pago Solred.

La empresa Bosch pondrá a disposición de los vehículos enchufables los puntos de recarga ubicados en sus instalaciones. Además, para todos los vehículos subvencionados, ofrece unas condiciones especiales (incluyendo descuentos de entre el 5 y el 15% en piezas de recambio) para el mantenimiento de los mismos en los 103 talleres Bosch Car Service. Y para los solicitantes que apuesten por la tecnología de Gas Natural para Vehículos, Gas Natural Fenosa suministrará un bono de combustible de 1.000 euros. Pero no son los únicos, la empresa IBIL suministrará la infraestructura de recarga vinculada sin inversión inicial, con descuento del 10% en la cuota mensual, una recarga semanal gratuita en las estaciones de recarga rápida Repsol y tarifa plana ilimitada en recarga nocturna.

Además, la Comunidad de Madrid va a habilitar una nueva línea de ayudas para que se dote de al menos un punto de recarga de vehículo eléctrico a todos los municipios de más de 20.000 habitantes. Todo para acabar con el que se ha convertido en uno de los gases que más problemas respiratorios causa a los habitantes de la región: el dióxido de nitrógeno es un gas tóxico, irritante y precursor de la formación de partículas de nitrato, que producen ácido. Pero no es el único problema ambiental al que están expuestos los madrileños. Por esto ésta es sólo una de las 57 medidas que el Gobierno regional va a poner en marcha dentro de su estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático, el llamado Plan Azul+, para el que ha destinado una partida de 81 millones de euros. De ellas, la tercera parte están dirigidas a la reducción de la contaminación provocada por la flota de vehículos que en la Comunidad de Madrid alcanza los 3,3 millones, (lo que supone un ratio de más de 600 vehículos por cada mil habitantes) no en vano este sector es responsable del 45% de las emisiones totales de dióxido de carbono y del 68% de las emisiones totales de óxido de nitrógeno. Del total de turismos existentes en la región, el 42,98% utiliza la gasolina como combustible, el 57,03% el diésel y sólo el 0,04% emplea otra fuente de alimentación.

Fuente: larazon.es
Fuente (img): abc.es
Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn